5/9/13

La paz y la unidad

Por Catherine L'Ecuyer

La violencia no se soluciona con la violencia. Como padres podemos construir un mundo de paz, porque como decía Madre Teresa de Calcuta,  "La paz empieza en el hogar". Un hogar libre de contenidos violentos, bélicos, vulgares y deprimentes. Un hogar luminoso y bello en el que nos regalamos tiempo, sonrisas, verdad y bondad unos a los otros. ¿Parece utópico y cursi? Es que el mayor fracaso cultural de hoy en día, es de haber conseguido que la fealdad sea atractiva, y la belleza repulsiva. Eso es la semilla del culto a la fealdad que brota en la cultura que rodea a nuestros hijos. Regalamos cromos y muñecos monstruosos y bélicos a nuestros hijos, les dejamos ver las atrocidades de las noticias y de películas que les quitan la inocencia, la empatía, la sensibilidad y la humanidad y dejamos que se pasen el día disparando con odio delante de una consola. Y luego, nos indignamos de la falta de empatía, sensibilidad y humanidad con la que los líderes políticos mandan tropas para matar a miles de inocentes. 

"La ciencia ha hecho grandes progresos, y también nuestro trabajo, pero nuestros principios solo han sido confirmados, y también nuestras convicciones, que la humanidad tendrá esperanza para una solución a sus problemas, de los cuales son los más urgentes la paz y la unidad, solo cuando prestará atención y invertirá sus energias en el descubrimiento del niño y en el desarrollo del potencial maravilloso de la personalidad humana en construcción." (María Montessori, El Descubrimiento del Niño, 1948) 

El futuro de la paz está en las manos de los educadores, empezando por los padres.

Para leer otro post relacionado: Una virtud que algunos idiotas no entienden.

5 comentarios:

jose quintano dijo...

Agree 100%

José M Reig dijo...

Muchas gracias, Chaterine; como siempre, una gozada leer tus post.


Anónimo dijo...

Gracias! Gracias Catherine por recordarnos la imporancia de sacar todo lo feo de dentro de casa... saludos, Ana

Anónimo dijo...

Gracias Catherine por mantenernos alerta de todo lo que nos rodea.

Anónimo dijo...

Trobo molt encertat aquest post.
Hauríem d’educar prestant més atenció a la bellesa que la foscor, de la mateixa manera que la medicina s’hauria de centrar més en la salut que en la malaltia, i la psicologia en estudiar els casos de persones amb capacitats que serveixin de model que a persones amb problemes mentals. No dic que no ens hàgim d’amagar davant els impulsos, i forces egoistes, els desequilibris i els problemes, que tots tenim en major o menor mesura però és important fer-ho des de la llum, i l’amor.